Seguramente en el último año hemos oído hablar sobre la tecnología blockchain, y al menos, en una de sus principales aplicaciones que es el Bitcoin. Como en el caso de todas las tecnologías disruptivas, aparecen muchas posibles aplicaciones y sistemas, sin embargo, ¿puede esta tecnología ser relevante para las entidades sociales a corto plazo?

El blockchain es un sistema de distribución de información basado en una red de ordenadores independientes (llamados nodos), que tienen la responsabilidad de verificar transacciones y almacenar registros de manera anónima en bases de datos, impidiendo de este modo que la información pueda ser borrada. En el momento que todos los nodos han validado y registrado una información, ésta se considera válida. Realmente es como el libro contable de una empresa que anota la entrada y salida de transacciones y se compara con el de las empresas que las reciben. En el caso de muchas entidades sociales, la información que generan está almacenada en un servidor propio o compartido fácilmente hackejables, lo que si su información estuviera distribuida en diferentes nodos, sería más complicado de hackear porque deberían hacerlo de manera simultánea en todos los nodos.

Algunos estudios estiman que un 1% de las entidades sociales de todo el mundo ya aceptan criptomonedas como método de donación.

Más interesante que la tecnología en sí misma, lo relamente interesante son las posibilidades que ofrece. Actualmente es cierto que los sistemas blockchain son complejos, pero las capacidades de contribuir al Tercer Sector son muy interesantes. El ejemplo más claro es aceptar donaciones en bitcoins y otros criptomonedas. Algunos estudios estiman que un 1% de las entidades sociales de todo el mundo ya aceptan criptomonedas como método de donación, y que durante los dos últimos años se han dado millones en este sistema. Por ejemplo, La página de donaciones de Heifer Internacional, acepta Bitcoin y otros criptomonedas como Etherum, Ripple y Litecoin.

Algunas fundaciones en Estados Unidos, por ejemplo, ya están otorgando sus subvenciones a través de las criptomonedas y las personas que han hecho fortuna con esta tecnología, están creando organizaciones para financiar proyectos a través de la tecnología blockchain.

Por otra parte, el blockchain también puede impactar en el Tercer Sector en la transparencia, ya que permite hacer un seguimiento de las donaciones, accediendo a un registro público sobre cuando se ha hecho una donación, a quien se le ha hecho y hasta con qué objetivo. Un ejemplo de esta aplicación es el proyecto GiveTrack, que permite hacer seguimiento de las donaciones y ver el impacto real del proyecto a tiempo real. En España podemos ver ejemplos similares como es el caso de COMGO que ha comenzado una prueba piloto con 8 fundaciones de todo el territorio: Fundación Recover, Hospitales para África; Cáritas; Homeless Entrepreneur; It-willbe.org; KUBUKA, Farmacéuticos sin Fronteras; Fundación Exit y Orden de Malta. En palabras de su fundador, Manuel Hurtado, "utilizar esta tecnología puede suponer para las entidades un ahorro de auditoría, eficiencia y transparencia." Del mismo modo destaca la importancia de que los donantes comprueben la eficacia de sus contribuciones para que las refuercen, ya que la desconfianza es el principal freno a las donaciones".

Pero también podemos encontrar aplicaciones del blockchain en los colectivos que el Tercer Sector atiende, por ejemplo para abaratar las transacciones entre países para trabajadores migrantes, banca virtual para la gente que no tiene banco, derechos de propiedad de la tierra, seguimiento de la cadena de suministro de productos sostenibles, modos de votar seguros, etc!

Estamos hablando todavía de una tecnología que se encuentra en fases muy iniciales, pero en algún momento al igual que lo ha hecho internet, el correo electrónico y otras tecnologías, acabará por extenderse y podremos hacer uso de una forma relativamente sencilla . Las entidades sociales pasarán de preguntarse qué es el blockchain y para que sirve, a cómo puedo sacar provecho de esta nueva tecnología. Además de ser una palabra de moda, blockchain es una tecnología muy disruptiva y que vale la pena que no le perdemos la pista en los próximos años.

Y vosotros, conocéis algún caso de blockchain en el Tercer Sector?

 

Artículo original de:

6 Technology Concepts Nonprofits Need to Understand in 2018