Las más de 3.000 entidades catalanas agrupadas en la  Taula d’entitats del Tercer Sector Social de Catalunya (Mesa del Tercer Sector Social) atendieron el año pasado a 1.550.000 personas, un 2,5% más que en el año 2014 y cerca de un 6% más que hace dos años.

Esta es una de la sprincipales conclusiones que se extraen del Barómetro 2016 del Tercer Sector Social que se ha hecho público este llunes, a las puertas del V Congreso del Tercer Sector Social que se celebra hasta el viernes, bajo el lema “Crecer socialmente”. El informe ha sido presentado por el presidente de la Taula del Tercer Sector, Oriol Illa, y por el director general, Toni Codina.

Los resultados del Barómetro son fruto de una encuesta que la Taula del Tercer Sector realiza anualmente a las entidades sociales vinculadas a sus 35 federaciones miembro.

El informe también revela que el capital social de las entidades (conjunto de ciudadanos implicados) ha crecido un 6% el último año, y un 14% desde 2013. Los crecimientos más acusados se observan en el número de socios y en el número de trabajadores.  El informe concluye  que el año pasados las entidades sociales catalanas contaron con el soporte y colaboración de 560.000 persones socias, 564.000 donantes, 350.000 voluntarias y 85.000 trabajadoras.

El Barómetro pone de manifiesto que las entidades sociales han vuelto a generar ocupación en los últimos tres años. El 69,7% de les entidades tiene personas contratadas. En el 40,7% de los casos se ha podido mantener la plantilla en los últimos tres años, mientras que en un 51,4% la han podido aumentar. Un 8% ha tenido que reducirla. Además, casi la mitad de las entidades sociales tienen contratadas personas con dispacidad o problemas de salud mental.

El informe también concluye que los recursos económicos que movieron las entidades sociales el año pasado ronda los 3.000 millones de euros. Esto supuso el 1,42% del PIB de Catalunya.

Presentado el Barómetro, ayer por la tarde, el filósofo y profeso de la Universitat de Girona, Xavier Antich, dio el pistoletazo de salida al V Congreso del Tercer Sector Social con la conferencia “Crecer socialmente: la batalla por la dignidad pendiente”. Frente a los 750 invitados al acto de inauguración en la Sala Grande del Teatre Nacional de Catalunya, Antich destacó que a la lucha social, cultural, económica y política contra les desigualdades, hay que añadir la batalla ética que afronta el Tercer Sector.

 

 

Según Antich, “la batalla contra la desigualdad es una batalla por la justicia” y que afecta a instituciones: “La desigualdad no es como un tornado; la hemos hecho nosotros”. El filósofo quiso hacer patente que el crecimiento que se mide en cifras económicas no es el real, porque el crecimiento tiene que ser social y va más allá del PIB. “Sólo se crece revirtiendo la desigualdad y la exclusión”, resumió.

Durante el acto, que fue conducido por la periodista Mònica Terribas, también intervino el presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, que declaró  que "cooperación, voluntariado y solidaridad son las bases que hacen que Cataluña no caiga”.  Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se dirigió a las entidades y autoridades diciéndoles que “estamos aquí para construir una sociedad justa, para cambiar las reglas del juego”.