Barcelona es el quinto polo de atracción de startups en toda Europa, sólo después de Londres, Berlín, París y Amsterdam, y acoge al 28,4% de startups españolas, según revela un estudio de la Fundación Mobile World Capital Barcelona. En esta ciudad, sobre todo destacan las startups relacionadas con e-commerce (21%), el móvil (10%), empresas (10%) y el sector social (9%). También destaca el aumento del número de startups relacionadas con el turismo, que pasó de suponer un 5,9% en 2015 hasta el 9% en 2016.

La capital catalana copó (56%) también la mayoría de las inversiones realizadas a startups en España, llegando casi a los 282 millones de euros, aunque considerablemente menos que en 2015.

“España y sus hubs principales siguen siendo actores importantes a nivel europeo, lo que demuestra la madurez de sus startups a través de las inversiones (y sobre todo en fases avanzadas) y su fuerza para atraer talento. De cara al futuro, se debe sacar partido a estas variables para expandir el ecosistema español y acercarlo a otros hubs como Reino unido, Francia y Alemania”, reza el estudio.

 

España, hub de startups

El informe revela que el sector digital en España representó el 5,2% del PIB español en 2016, concentrado principalmente en Barcelona, Madrid y Valencia (por este orden).

El sector social (entendido ampliamente) fue el segundo más importante de entre todas las actividades digitales que más crecieron, tan sólo después del e-commerce y por delante del de empresa y turismo.

España es el quinto país de Europa con más programadores cualificados (después de Reino Unido, Holanda, Alemania y Francia) y su salario se ha incrementado un 33% en los últimos 4 años. Pese a esto, su sueldo es más bajo que la media europea.

El pasado año, las inversiones realizadas en este sector en el estado español superaron los 500 millones de euros, en consonancia con la tendencia a la baja que se ha registrado en el resto de Europa. La valoración media de los proyectos y empresas en las que se ha invertido fue mayor en 2016 que en los años anteriores, dato que refleja la creciente madurez del ecosistema en el país.

El sector social (entendido ampliamente) y el del móvil fueron los que recibieron más inversiones, copando un 31% y un 19% del total, respectivamente. Además, el estudio revela que la mezcla de tipos y fuentes de inversores es sana, y destaca que mucho capital riesgo en etapas tempranas ha evolucionado a capital riesgo de etapas avanzadas, al tiempo que el aumento de los business angels promueven la continuidad del ecosistema.

Sin embargo, la mayoría de las inversiones en startups en España son de origen extranjero (59%), que -concretamente- vinieron de 436 inversores internacionales.

El número de fusiones y compras producidas en el estado ha bajado en comparación al año anterior, pese a que la cantidad de las operaciones ha alcanzado la cifra récord de 1.200 millones de euros. Entre estas operaciones destacan la de Privalia con Vente Privée, la de Pepemobile con Másmovil Ibercom y la de Ticketbis con eBay.