#KeepitOn, una campaña iniciada en la red por la organización Access now, que trabaja por los derechos humanos, ha detectado 51 apagones de internet (de diferentes tipos) en los primeros 10 meses de 2016, comparados con los 15 registrados en todo el año anterior. Esto revela un aumento de más del doble de esta práctica por parte -sobre todo- de los gobiernos de determinados países, entre los que se encuentran India, Turquía, Malasia, Etiopía, Zimbabue, Corea del Sur y Brasil.

#KeepitOn es una campaña que invita a protestar contra el cierre de internet y preservar el derecho a la conexión que tiene la población de cualquier país del mundo.

“Los apagones de internet amenazan los derechos humanos en todo el mundo. Dañan a todos: negocios, servicios de emergencia, periodismo, defensores de los derechos humanos y manifestantes. No ayudan ni a las víctimas ni al restablecimiento del orden”, reza el manifiesto de la campaña.

La campaña busca visibilizar esta situación y recaudar firmas para que presionar a los gobiernos y a los líderes mundiales que se opongan a los apagones.

Un apagón ocurre cuando alguien -normalmente un gobierno- intencionadamente interrumpe la conexión a internet o aplicaciones móviles para controlar lo que las personas hacen o dicen. A los apagones también se le conoce como “censura” o “mata-interruptores”. Según define la organización Access Now, “internet permite el acceso a todos nuestros derechos humanos, y necesitamos el compromiso de los líderes políticos con #KeepitOn”.

Existen maneras diferentes de provocar un apagón. Una forma innovadora fue la que recientemente puso en práctica el gobierno de Gabón, que establecieron un toque de queda digital imposibilitando el acceso a la red entre seis de la tarde y nueve de la mañana, como recoge este artículo de El País. El objetivo era evitar conspiraciones de activistas, que estaban en contra de unos controvertidos resultados electorales.

Más de un centenar de organizaciones se han adherido a la campaña para luchar contra la creciente censura de internet. Uno de los hitos de #KeepitOn ha sido lograr que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU elevara el acceso libre a Internet a la categoría de Derecho Humano, el pasado junio. “Los mismos derechos que los ciudadanos tienen offline, deben ser protegidos también online”, reza la resolución. Se condenan “inequívocamente las medidas destinadas a impedir o interrumpir intencionalmente el acceso a la información online o su difusión, lo que supone una violación de la legislación internacional en materia de derechos humanos, y pide a todos los Estados que se abstengan de aplicar esas medidas”.