El pasado 10 de octubre, se celebró el Día Mundial de la Salud Mental. Una problemática que está más al día que nunca a raíz de la pandemia de la Covid-19. Y los datos así lo corroboran. Según el 12.º informe FAROS del Hospital de Sant Joan de Déu, las urgencias vinculadas a temas de salud mental en jóvenes y adolescentes han crecido un 47% en el primer trimestre del 2021.

Por otro lado, la primera encuesta realizada por el CIS sobre salud mental durante la pandemia, publicada en marzo del 2021, señala que el número de personas que han pedido apoyo a profesionales de la salud por motivos de ansiedad ha crecido del 33,1% al 43,7%.

 

La tecnología como herramienta para combatir los problemas de salud mental

Ante este contexto, la tecnología puede ser una gran aliada para mejorar la atención, el acompañamiento, la criba, la detección, el seguimiento y la monitorización en personas con trastornos de salud mental.

Actualmente ya existen algunas técnicas como el uso de los sistemas de realidad virtual o aumentada en consultas de psicología para tratar la exposición a varios escenarios que generan miedo al paciente, pero ahora se quiere ir algo más allá. Varias organizaciones están impulsando proyectos y programas para explorar los beneficios que pueden tener las nuevas tecnologías a la hora de tratar problemáticas de salud mental.

El proyecto HCIHEALTH del ITI es un ejemplo. Se centra a investigar y aplicar técnicas de interacción Persona-Ordenador para diseñar y desarrollar una solución tecnológica innovadora que permita mejorar el bienestar y la salud mental a través de la tecnología. Para hacerlo, están estudiando las necesidades de pacientes, familiares y terapeutas para ofrecer las mejores soluciones y apoyo tecnológico en los tratamientos.

Además, también se busca que estos nuevos sistemas que se desarrollen ofrezcan comodidad, motivación y flexibilidad al usuario, de forma que se puedan utilizar en otros entornos que no sean la consulta médica, como casa o al trabajo.

Por otro lado, desde el Centro para la Integración de la Medicina i las Tecnologías Innovadores buscan proyectos para mejorar la atención en la salud mental de adolescentes, jóvenes y gente mayor. Desde el programa "Crida Repte CIMTI", que promueve iniciativas innovadoras en el campo de la salud, hacen un llamamiento a entidades, centros de investigación, empresas o centros de atención primaria para presentar proyectos y programas que utilicen la tecnología para mejorar la atención a personas con problemas de salud mental.

Este mismo centro organizó el pasado mas de julio uno webinar titulado “Empoderar para tractar: tecnologías disruptivas para el tratamiento de la salud mental“. En él participaron CEO’s de empresas como Aimentia, que desarrolla soluciones con Inteligencia Artificial porque los profesionales mejoren su capacidad y eficiencia con los pacientes, o CreatSens Health, que ha desarrollado Renalyse, una plataforma que pretende controlar los niveles de litio de los pacientes con desorden bipolar.

Además, en el contexto de la última edición del Mobile World Congress celebrada en Barcelona el mes de junio, Suara Cooperativa presentó su proyecto Som Benestar. Se trata de una plataforma donde las personas trabajadoras de las empresas pueden concertar cita en línea con profesionales de Suara en el ámbito de la psicología y de la fisioterapia. Además, también ofrece contenido, en formato escrito y video, con consejos y recomendaciones para hacer más fácil el día a día.

 

Las aplicaciones móviles también pueden mejorar nuestra salud mental

Y más allá de estos programas de investigación también tenemos a nuestro alcance algunas aplicaciones de uso más directo que pueden contribuir en nuestro bienestar mental y emocional. Sanvello mesura a través de un cuestionario los niveles de ansiedad, depresión y estrés, y propone una guía de ejercicios para conseguir los objetivos que nos marquemos; Miracle Modus ée una aplicación específica para personas con Trastorno del Espectro Autista; Gestioemocional.cat, evalúa el estado emocional de la persona usuaria para identificar sus necesidades y ofrece recursos, consejos e indicaciones; TCApp se utiliza como complemento en terapias que traten Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) y Notok es una aplicación muy sencilla que consiste en un "botón gratuito digital del pánico" que nos puede ofrecer apoyo inmediato de nuestros contactos de confianza.

Así pues, es evidente que tecnología y salud mental son dos conceptos que pueden ir de la mano y mejorar y enriquecer varios aspectos en relación con la atención, el acompañamiento y la detección de trastornos mentales. Hay que seguir explorando, investigando y destinando recursos para seguir trabajando en una vía con una potencialidad enorme y un futuro muy prometedor.