Desde el 31 de octubre hasta el 12 de noviembre se está celebrando en Glasgow la Conferencia sobre el Cambio Climático. La cumbre reúne varios líderes mundiales para acordar medidas para luchar contra el calentamiento global del planeta y las consecuencias negativas que se pueden derivar. 

Actualmente existen muchas alternativas para combatir la emergencia climática, desde las más básicas como las energías renovables, hasta algunas más complejas que todavía hay que desarrollar. En este sentido, las tecnologías pueden ser grandes aliadas para seguir explorando alternativas sostenibles, y desde m4social queremos compartir algunas de las propuestas que pueden ayudar a hacer frente a la emergencia climática y contribuir al medio ambiente. Buena parte de ellas están vinculadas a la contención de las emisiones de dióxido de carbono, uno de los gases más contaminantes y con más implicación en el calentamiento del planeta.

Tecnologías de captura, utilización y almacenamiento de carbono

Los científicos atribuyen principalmente el aumento de la temperatura mediana de la Tierra a las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el ser humano. Entre los gases de efecto invernadero más significativos hay el dióxido de carbono (CO₂), las concentraciones del cual han aumentado casi un 50% desde que empezó la revolución industrial. Para combatirlo, desde la tecnología se ha puesto sobre la mesa una innovación para reducir las emisiones de CO₂. Se trata de las tecnologías de captura, utilización y almacenamiento de carbono. Estas tienen como objetivo capturar el CO₂ producido en procesos industriales y centrales eléctricas y transportar estas emisiones por gasoducto hasta lugares de almacenamiento en alta mar a varios kilómetros bajo el mar del Norte. Secuestrado en zonas seguras bajo el mar, este carbono ya no contribuiría al efecto invernadero, e incluso se podría sintetizar en nuevos combustibles para los sistemas de transporte en el futuro.

Inteligencia Artificial de las Cosas

Respeto la gestión del carbono, desde el World Economic Forum, también proponen soluciones vinculadas a la inteligencia artificial de las cosas (Artificial Intelligence of Things - AIoT), que pueden ser de ayuda para medir, reducir e integrar la compensación en tiempo real de carbono de las empresas para garantizar los objetivos de cero emisiones. La planificación de la reducción de emisiones se puede llevar a cabo a través de la tecnología AIoT generando información a partir de datos en tiempo real para predecir mejor las emisiones de los procesos industriales. Mediante su análisis y aprendizaje, la AIoT podrá perfeccionar la evaluación del rendimiento de las medidas de reducción y optimizar las predicciones de emisiones. 

Internet de las Cosas

Por otro lado, desde la revista científica Phys.org hablan sobre el Internet de las cosas (Internet of Things - Yate), que conecta objetos con sensores que pueden comunicarse y tomar decisiones inteligentes, y que ya se está utilizando en el diseño urbano. Un proyecto piloto en Ámsterdam, por ejemplo, utiliza el Yate para guiar los conductores hacia las plazas de aparcamiento vacías, reduciendo así el tiempo de conducción por la ciudad.

Apps para saber cuánto contaminamos

Hoy en día existen varías aplicaciones que hacen un cálculo aproximado de las emisiones producidas por un viaje en coche o avión, mientras que otros permiten a los compradores escanear artículos y productos para ver información sobre cuánto ecológicos son. En este sentido, Google anunció hace poco ajustes y actualizaciones en sus herramientas de busca para mostrar a los conductores “rutas ecológicas”, es decir, las rutas más eficientes en combustible y mostrar información sobre las emisiones de los vuelos de avión. 
 
Además, en la lucha contra el cambio climático también encontramos otras tecnologías más conocidas y populares aplicadas en las energías renovables como pueden ser los paneles solares o la bioenergía generada a partir de la tecnología de captación de CO₂. 

Así pues, y a pesar de la situación de emergencia climática es muy crítica y la tecnología, en cierta medida, ha tenido un impacto negativo, también puede servir para proponer soluciones innovadoras que nos ayuden a revertir esta situación.