La revolución de los datos, el fenómeno del Big Data, o de los datos masivos, transforma el sector privado, crea nuevas vías de negocio, descubre nuevos paradigmas y en el sector social y de la cooperación, Naciones Unidas ven a esta revolución, y a los datos móviles, como una vía para facilitar la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODSs).

Los dispositivos móviles están omnipresentes y en todas partes, también en los países en vías de desarrollo. El 63% de usuarios de móviles se encuentran en estos países. Según un estudio de la empresa de analítica web StatCounter, los móviles y las tabletas superaron, por primera vez, a los ordenadores convirtiéndose en el principal canal de acceso a Internet.

El informe “State of Mobile Data for Social Good” muestra el contexto actual de los datos móviles, identifica las barreras y sugiere recomendaciones para superarlas y ampliar su explotación. Entre los principales retos identificados en el uso de los datos móviles se encuentra el debate del formato en el cual los datos se comparten de acuerdo con las leyes de protección de datos y de los derechos y la privacidad de los usuarios.  

Se trata de utilizar los datos no solo para realizar un seguimiento de los resultados sino utilizarlas como herramientas de incidencia política para avanzar en políticas y programas basados en la evidencia y dirigidos a las poblaciones más vulnerables.

En el caso de los datos móviles que generan los usuarios cuando utilizan sus dispositivos, estos son capturados, almacenados y asegurados por las operadoras móviles. Los datos generados están relacionados con la localización, el movimiento y la movilidad y que, si se combinan con otras fuentes de obtención de datos, pueden ser muy útiles en la acción humanitaria y en la cooperación al desarrollo.

En este sentido, las entidades, ONGs y las administraciones públicas tienen la oportunidad de trabajar con las operadoras para acceder, explotar y analizar los datos generados por los usuarios con el fin de mejorar el bienestar y cubrir las necesidades de la sociedad.

Con el fin de aprovechar los datos móviles para fomentar cambios sociales positivos, la GSMA, patronal mundial de les operadoras móviles lanzó durante el Mobile World Congress la iniciativa “Big Data for Social Good”. A esta iniciativa se han sumado las tres principales operadoras en España: Telefónica, Vodafone y Orange. Estas operadoras junto con otras 13 más de todo el mundo forman parte de la iniciativa. Juntas estas operadoras representan más de 2.000 millones de clientes de más de 100 países.

Los primeros proyectos que se están desarrollando entorno a esta iniciativa están centrados en la prevención y control de epidemias en países como Bangladesh, Brasil, India, Myanmar y Tailandia.

En Naciones Unidas, para fomentar la explotación de los datos masivos en la cooperación al desarrollo se han creado laboratorios de datos Global Pulse Labs en diferentes partes del mundo, como Uganda o Indonesia, y se desarrollan proyectos que unen el Big Data con el desarrollo sostenible, la acción humanitaria, se forjan colaboraciones público-privadas de compartición de datos y se generan nuevas herramientas analíticas y de innovación social.